-
InicioCaídasQuemadosGolpesCortesBiológicosBibliografíaPresent. para Aula
Riesgos Laborales en Hostelería
Acerca de las quemaduras
Grado de las Quemaduras
Consecuencias
Tratamiento
Evaluación de Quemaduras
Reanimación
Manejo de la Herida
Cirugía de la Herida
c) Estado de la Circulación

c) Estado de la Circulación

El estado de la circulación general debe ser determinado con claridad y precisión. El shock se define hoy en términos de hipoperfusión de los órganos principales y no simplemente como disminución del valor de la presión arterial.

El estado mental del paciente es un índice muy confiable de perfusión y de oxigenación del cerebro. La diuresis, en medición exacta cada hora, es un indicador práctico y altamente confiable del gasto cardíaco y de la perfusión de los órganos principales.

En el adulto una producción urinaria de 50-100 ml por hora (1 ml por kilogramo de peso por hora) es indicativa de volemia adecuada y de gasto cardíaco efectivo para la perfusión del riñón y de otros órganos. La monitoría horaria de la diuresis, en términos tanto de volumen como de gravedad específica, constituye un valioso parámetro para el manejo del paciente en proceso de reanimación. Para el logro de este parámetro, se coloca una sonda de Foley desde el ingreso del paciente, y el personal de enfermería debe registrar con meticuloso cuidado los volúmenes de la orina eliminada y de los líquidos perdidos y administrados.


a) Vía aérea

   

b) Respiración y Oxigenación

   

c) Estado de la Circulación

   

d) Otras lesiones

   

Evaluación General del Paciente y Reanimación En primer lugar se debe tomar una historia clínica lo más completa posible, detallando hechos como el mecanismo de la lesión (incendio, explosión, líquido caliente), la presencia de productos tóxic...

   


d) Otras lesiones
b) Respiración y Oxigenación