-
InicioCaídasQuemadosGolpesCortesBiológicosBibliografíaPresent. para Aula
Riesgos Laborales en Hostelería
Acerca de las quemaduras
Grado de las Quemaduras
Consecuencias
Tratamiento
Evaluación de Quemaduras
Reanimación
Manejo de la Herida
Cirugía de la Herida
Manejo de la Herida Página 1

Después del enorme avance que representó la reanimación con líquidos parenterales, el logro más significativo en el tratamiento de las quemaduras es la utilización de agentes tópicos para el control de la sepsis y la promoción de la cicatrización.

Al recibir el paciente quemado se debe proceder en forma sistemática y ordenada:

Primum non nocere: primero no hacer daño. Esto se refiere a la delicada remoción de ropas, a la irrigación y limpieza de la herida, a la desbridación evitando la resección de tejidos viables, pero retirando los cuerpos extraños y todos los tejidos desvitalizados y necróticos. El enfriamiento de la herida controla el dolor y provee beneficios. Según la gravedad de la quemadura se decide sobre las ampollas: en las quemaduras leves éstas deben ser dejadas intactas, pero en las severas es preferible abrirlas a fin de evitar su infección.
Si el paciente ha de ser trasladado a una unidad especializada, la herida es cubierta con una venda simple y no adherente, puesto que a su llegada habrá de ser descubierto de nuevo. Si ingresa para hospitalización, se procede con el método definitivo de tratamiento local. Básicamente, existen dos modalidades de manejo de la herida:....sigue en la página 2



Página 2

Página 3



Página 2